Revisión

El mito de la interpretación de los sueños

Soñar con conocer a 297023

No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas de los distintos medios y canales de comunicación de la entidad editora o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada o no judicialmente, como calumnias, o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros no podemos saber a quién pertenecen esos datos.

Expulsado por vender droga

La oniromancia, la adivinación basada en los sueños, aparece en la Biblia, la Ilíada, la Odisea, las obras de Hipócrates y las leyendas de las tribus amazónicas, los indígenas australianos y los psicoanalistas. Cuando despertamos podemos estar impactados por el lugar donde hemos estado durante la noche y las aventuras que hemos vivido —gracias, Kim Bassinger, a mí también me encantó— pero cuando vamos a la lavadero ya lo hemos olvidado completamente. En general, los sueños son como películas mudas, aunque en torno a la mitad de ellos incorporan algunos sonidos. Esta diferencia, curiosamente, se mantiene décadas después, llegando hasta nuestros días.