Revisión

NOCHE DE GIAN FRANCO PAGLIARO

Poema un hombre 581296

El terror fóbico a la gordura, vivida como vergonzosa deficiencia moral y atentado al buen gusto colectivo, no es sino la intensificación macabra de una preocupación presente, en mayor o menor medida, en todas las mujeres que tienen suficientes recursos para comer y que aspiran al éxito. El que lleva por título Celebración del cuerpo puede valer como paradigma de una visión de sí misma-- y de la feminidad en general--que se caracteriza por estar impregnada de valores subjetivos y sociales altamente positivos. Salientes del costillar, móvil cintura, vasija colmada y tibia de mi vientre. Este tipo de feminismo autocelebratorio suele darse entre las escritoras que tienden a equiparar la opresión de la mujer con la opresión política de toda América Latina. En esta línea se encuentran, pese a las diferencias de género literario, un sector importante de la poesía femenina centroamericana y la obra novelística de Isabel Allende. En un trabajo titulado From Romance to Refractory Aesthetic Jean Franco contrapone dos formas de narrar que para ella representan las antípodas, tanto en la esfera artística como en la política. En el extremo opuesto que coincide nítidamente con sus propias preferencias destaca la obra narrativa de Diamela Eltit y de Tununa Mercado, así como los concepto críticos de Nelly Richards, en los que ella misma se inspira. De un lado los rotundos íconos de mujeres fuertes y admirables, amas de casa o aventureras, guerrilleras o señoritas bien, madres o hijas, esposas o amantes.

20 Poemas de Amor y Desamor

Quiero que se aprecie no la imposición violenta de la moda filosófica parisiense, sino un intento de traducción de esas ideas en pro de la comprensión de los deseos y desplazamientos propios del hombre latinoamericano, de la manera en que lo pensó José Martí y hoy lo piensa, entre otros, Néstor García Canclini. Basta, entonces, que produzca un solo sentido de la obra para que me sienta satisfecho y este ejercicio no haya sido en vano. Atendiendo a razones funcionales y pensando estas líneas como una aproximación a la escritura lírica vallejiana, he resuelto ocuparme de dos momentos: La lengua: un devenir de la expresión y Los devenires de interioridad: un devenir-niño 3. A estas instancias se incorpora una tercera, a modo de anexo, que se preocupa de la detección y de las implicaciones de otros devenires presentes en el texto 4.